martes, 21 de abril de 2009

Abogado, ex testigo de Jehová..., ¡contra la doctrina de la sangre!

Kerry Louderback Wood (desde el campo del Derecho)



http://www.extj.org/sangre_temas/sangre_Kerry_%20Louderback.htm

http://www.freeminds.org/blogs/kerry-louderback-wood/an-introduction.html

http://jwchildcustody.com/latestnews.html

Estimados camaradas coaccionados por la Organización a que no aceptéis un tratamiento médico:

La compañera abogado, Kerry Louderback-Wood, ex testigo de Jehová como muchos de nosotros, ha querido compartir con la hermandad apóstata las verdades de barquero. Ha escrito una breve biografía de su vida en www.freeminds.org del camarada Randall Watters. Es una experiencia interesantísima para todo amante de la libertad de elección en todos los campos, incluido el médico. Además, os aconsejo a que leáis la información de los otros enlaces, donde encontraréis consejo teocrático e instructivo.

El Topo Ajalvireño, ha tenido la deferencia de traducir este artículo para todos nosotros. ¡Muchas gracias Topo, sabemos lo mucho que te juegas! ¡Va por ustedes:

Escrito por Kerry Louderback-Wood
Miércoles 8 de abril de 2009

Mi historia personal es que soy de una familia de testigos de Jehová de la tercera generación. Dejé esta religión cuando tenía 17 años, con el fin de obtener una educación universitaria, cosa que estaba mal vista por dicha religión. Cuando nací, mi madre estuvo a punto de morir a causa de una hemorragia, gracias a que un pariente intervino y permitió que -secretamente-- le pusiesen plaquetas, mi madre vivió. Cuando mi madre tenía más de 70 años, rehusó una transfusión sanguínea padeciendo una anemia, a causa de esto se produjo un paro cardíaco y falleció. Su muerte, hizo que me replantease la política sobre el uso de las transfusiones de sangre por parte de esta religión.

¿QUÉ ES UN CONSENTIMIENTO POR ESCRITO?

El consentimiento por escrito, es un simple impreso, mediante el cual el paciente es informado tanto de las consecuencias como de los riesgos de un tratamiento médico determinado (o, también, los riesgos de no aceptar dicho tratamiento) y el aceptar libremente la decisión del paciente. Voy a suministrarles información que demuestra que los testigos de Jehová ni, están debidamente informados, ni adoptan libremente tal decisión. Puede ver en el siguiente enlace cuál es mi postura sobre cómo se debe de tratar a pacientes que son testigos de Jehová:

http://www.freeminds.org/doctrine/medicine/jehovahs-witness-accept-blood-a-little-known-fact.html

Al ser criada como testigo de Jehová, se me enseñó a que la Organización de Jehová (la Sociedad Watchtower) no podía ser cuestionada y que lo que enseñaba esta, era la 'verdad'. La Sociedad Watchtower me enseñó que el aceptar las transfusiones sanguíneas era el pecado más grave que uno podía cometer, perdiendo toda esperanza de vivir en el Reino de Jehová (el paraíso). Siendo niña y también adolescente, se me adoctrinó y se me sometió a clases prácticas de lo que debería contestar al personal sanitario y al de la judicatura del porqué yo no aceptaba transfusiones de sangre, si se diera el caso en el futuro. La Sociedad Watchtower instruye a los padres a que realicen esas clases prácticas con sus hijos.

En estas sesiones de adoctrinamiento, estudiaba publicaciones de la Sociedad Watchtower. El principal folleto que se utilizaba en estas sesiones, se titulaba: ¿Cómo puede salvarle la vida la sangre?": http://www.watchtower.org/s/hb/index.htm En las páginas de tal publicación, se presentaban razonamientos médicos sobre lo perjudiciales que eran las transfusiones sanguínenas y el porqué los tratamientos alternativos era científicamente superiores.

Mi padre utilizó esa publicación tratando de influir en el personal sanitario para que administrasen eritropoyetina a mi madre que estaba anémica. Él estaba convencido de que el hospital se equivocó al administrarle la eritropoyetina la noche antes de fallecer. Su impresión, después de leer ese folleto, era que se debería haber actuada con "mayor rapidez", lo que para el neófito significa antes de una hora. Los médicos trataron de explicarle que los efectos de ese medicamento tardan tardan mucho tiempo en hacer efecto, pero eso no coincidía con lo que explicaba el folleto de la Watchtower.

El descubrimiento de esta pequeña falsedad (medias verdades), me motivó a que investigase otras diecisiete citas de obras seglares que aparecen en el folleto. En todos los casos, encontré que la Sociedad Watchtower al citar de estas obras seglares, saca los comentarios del autor fuera de contexto, dándoles un significado que no corresponde con lo que quiso comunicar el autor, argumentos médicos que parecen apoyar las creencias de los seguidores. La confesión religiosa tiende a magnificar los riesgos de las transfusiones sanguíneas así como los beneficios de los tratamientos de cirugía sin sangre.

En mi trabajo de investigación, he visto situaciones en las que la Sociedad Watchtower recomienda tratamientos poco ortodoxos e, incluso, algunos pudiendo ser hasta letales. Esto va más allá de lo que se les recomienda a las mujeres que acaban de parir en África; que coman tomates con Coca-cola. En el caso de la niña canadiense Bethany Hughes, la Sociedad Watchtower exigía a los médicos que le administrasen arsénico a la niña con leucemia (siendo que el arsénico no es un tratamiento para este tipo de leucemia). He oído de múltiples historias donde la Sociedad Watchtower recomienda el Factor VII a pacientes que no sean hemofílicos, provocándoles derrames cerebrales y ataques cardíacos.

En pocas palabras, comparto los esfuerzos del personal sanitario por esclarecer estos malos entendidos que han sido inculcados en las mentes de los testigos de Jehová.

La generalidad de los testigos de Jehová no tienen educación universitaria y han sido lobotomizados con inexacta información médica por la Sociedad Watchtower, mientras que todo el personal médico que recomiende una transfusión sanguínea es un instrumento de Satanás.

ACCIÓN PARA EL POST:

Divulgar esta noticia entre nuestros conocidos y dejar un comentario apropiado y teocrático en la web de Randall Watters.